Use el formulario abajo para comunicarse con el equipo INTrade. Nos interesa saber los comentarios, sugerencias, o preguntas que usted tiene.
Todos los campos son obligatorios.

Argentina - Paraguay - AAP.CE 13

Antecedentes

El Acuerdo de Complementación Económica entre Argentina y Paraguay fue suscripto el 28 de noviembre de 1989. Si bien la Secretaría General de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) no cuenta con información respecto de su puesta en vigencia por Paraguay, esa vigencia debería darse por descontada debido a la firma ulterior de dos instrumentos. Así, el 6 de noviembre de 1992 las Partes celebraron un Protocolo de Adecuación del Acuerdo a la nomenclatura arancelaria de ALADI basada en el Sistema Armonizado. Y el 27 de diciembre de 1994 suscribieron el Primer Protocolo Adicional que establece un régimen armonizado de procedimientos y sanciones administrativas aplicables a los casos de falsedad en los certificados de origen. En efecto, al darles ambas Partes la entidad de “Protocolo de Adecuación” al primero y de “Protocolo Adicional” al segundo, inequívocamente reconocieron el Acuerdo adecuado y complementado por los referidos Protocolos.
La Sección Primera del Acuerdo tiene una significación puramente histórica en la medida que el Programa de Liberación fue superado por las posteriores concesiones intra-MERCOSUR. Esta superación se refiere tanto a la modalidad como al volumen de las preferencias. Acerca de la modalidad elegida, fue la típica solución de los acuerdos preferenciales de ALADI, en el sentido que las preferencias estaban supeditadas al manejo discrecional de las políticas arancelarias de los Estados Partes frente a terceros países. Acerca del volumen, Paraguay otorgaba una preferencia anual y acumulativa del veinte por ciento hasta completar en el quinto año un cien por ciento pero exclusivamente sobre productos comprendidos en un Anexo. Dentro de esta Sección, sin embargo, merece atención un tratamiento acordado con respecto a licencias, permisos de importación o instrumentos de similar naturaleza, aunque no esuviesen circunscriptos a la materia negociada en dicho Acuerdo. Es el artículo cinco, que dispone: “En el caso de que las normas legales o administrativas de los países signatarios exijan licencias, permisos de importación o instrumentos de similar naturaleza, éstos serán tramitados dentro del plazo máximo de quince días hábiles contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud de importación”. Semejante cláusula implica un tratamiento recíproco preferencial frente a las obligaciones contraídas en el marco de la Organización Mundial del Comercio, que para las licencias no automáticas admite un plazo más extenso.
La Sección Segunda, titulada “Cooperación Económica y Complementación Industrial” contiene cláusulas programáticas de amplia cobertura temática, pues tomando en cuenta el tratamiento diferencial previsto en el Tratado de Montevideo 1980, aluden a cuestiones tales como: programas y tareas de difusión y promoción comercial; medidas tendientes a la coordinación y complementación de actividades industriales y agropecuarias; y promoción de la facilitación del comercio recíproco y el fortalecimiento de las comunicaciones en el mayor grado posible, especialmente en lo que se refiere al transporte de mercaderías.
Entre los objetivos del Acuerdo figura el establecimiento de centros binacionales de control único de fronteras, a fin de facilitar el tránsito de personas, mercaderías y vehículos. Al respecto, la Sección Tercera conduce a un trascendental Protocolo sobre Integración Subregional y Fronteriza, adjunto al Acuerdo. Para propiciar el desarrollo equilibrado de las subregiones y de las áreas de frontera de ambos países, este Protocolo no sólo crea un Grupo de Trabajo Permanente en el ámbito de la Comisión de Coordinación Política de Integración, sino que le asigna la atribución de identificar distinto tipo de acciones. En la misma línea, el Protocolo encuadra institucionalmente a los Comités de Frontera existentes y los que fueran a crearse, fijando sus autoridades y funciones. Se dispone que sean presididos por las autoridades consulares de cada país con sede en las ciudades fronterizas y además estén integrados por representantes del sector público, pudiéndose invitar al sector privado en carácter de observador. Y con relación a sus funciones, deberán: (a) proponer soluciones a los problemas operativos fronterizos, a través de una mayor coordinación de acciones que tiendan a facilitar la circulación de personas, mercaderías y vehículos; y (b) promover el desarrollo económico, comercial, cultural, educativo, turístico, científico y deportivo.
Fecha de firma:
06 Noviembre 1992
Fecha de entrada en vigencia:
18 marzo 2001
Países miembros (Originales, adherents y denunciantes):
Países Fecha de entrada en vigencia Fecha de denuncia Observación
bandera ar Argentina 06-11-1992 - -
bandera py Paraguay 06-11-1992 - -
Exportaciones Intra Acuerdo:

Total de Exportaciones
US$ 66,186,926,000
Exportaciones Intra-regionales 2.8%


Exportaciones a Países Miembros:
% de Total Exportaciones 1992 2016
Argentina 2.2% 1.7%
Paraguay 9.5% 10.1%
Listado de Documentos
Documentos en Inglés
No hay documentos para mostrar
Documentos en Español