Use el formulario abajo para comunicarse con el equipo INTrade. Nos interesa saber los comentarios, sugerencias, o preguntas que usted tiene.
Todos los campos son obligatorios.

Argentina - Brasil - AAP.CE 14

Antecedentes

El Programa de Integración y Cooperación Económica entre Argentina y Brasil, formalizado en el Acta firmada por los Jefes de Estado en Buenos Aires el 29 de julio de 1986, dio lugar a una intensa actividad negociadora dentro de distintos "protocolos" de alcance sectorial y temático, según el caso, a la búsqueda de la conformación de un "espacio económico común". Fueron suscritos veinticuatro protocolos, cuya negociación dio lugar a la firma de numerosos anexos. Uno de los ejes de este esquema fue el protocolo de complementación económica sobre bienes de capital, protocolizado en ALADI como acuerdo de complementación económica número siete. Este acuerdo contenía un compromiso de liberación del comercio para bienes de capital incluidos en una lista común, previéndose además la protección comercial equivalente de dichos bienes frente a terceros países. Con posterioridad, el Tratado de Integración, Cooperación y Desarrollocelebrado el 29 de noviembre de 1988, marcó el punto de inflexión en el proceso de integración bilateral al fijarse un nuevo objetivo final: el mercado común. En concordancia con este objetivo, fue acordada la remoción total de los obstáculos al comercio recíproco en el plazo máximo de diez años. Tales pretensiones fueron luego replanteadas con perentoriedad en el Acta de Buenos Aires del 6 de julio de 1990, suscrita por los presidentes que habían sucedido, en ambos países, a los signatarios del Acta de 1986. El nuevo compromiso quedó plasmado dentro de un acuerdo de complementación económica de ALADI (AAP.CE. número 14). Mientras tanto, se iba gestando un esquema de integración similar pero cuatripartito (el MERCOSUR) que sería consagrado por el Tratado de Asunción. Sin embargo, la firma del Tratado de Asunción no trajo aparejada la derogación del Tratado bilateral de 1988. Pese a la superposición de ambos esquemas, Argentina y Brasil continuaron negociando determinados problemas bilaterales dentro de este último marco.

Así, han sido suscritos protocolos adicionales al Acuerdo que tratan sobre distintas cuestiones, en especial las siguientes: (a) eliminación de gravámenes para-arancelarios (protocolos segundo y tercero); (b) incorporación de preferencias al programa de liberación comercial (protocolos quinto, séptimo y décimo octavo); (c) reducción de listas de excepciones anuales (protocolos octavo, décimo cuarto y vigésimo cuarto); (d) disposiciones relativas a la certificación de origen (protocolos décimo séptimo, vigésimo y vigésimo sexto); régimen del sector automotor (al presente el Acuerdo sobre la Política Automotriz Común formalizado bajo el trigésimo octavo protocolo y que regiría hasta el 30 de junio de 2014); y (e) un mecanismo de salvaguardias denominado “de Adaptación Competitiva” convenido en el trigésimo cuarto protocolo celebrado el 11 de abril de 2006 pero que todavía no ha sido internalizado por Brasil.

Al cumplirse el vigésimo aniversario de la Declaración de Iguazú firmada por los Presidentes Alfonsín y Sarney el 30 de noviembre de 1985, los actuales Presidentes Kirchner y Lula se reunieron en el mismo lugar y celebraron el “Compromiso de Puerto Iguazú: Desarrollo, Justicia e Integración”. Renovando aquel compromiso, los actuales Jefes de Estado incorporaron a su documento un amplio conjunto de protocolos e instrumentos de cooperación en áreas estratégicas, aspirando así a profundizar la integración y seguir fortaleciendo la amistad entre ambos países. En tal sentido, merecen destacarse: un Programa de Trabajo para la Determinación de la Equivalencia de los Sistemas de Control Sanitarios y Fitosanitarios; el Acuerdo para el Establecimiento de Cooperación Comercial; el Acuerdo sobre Localidades Fronterizas Vinculadas; y el compromiso para perfeccionar, antes del 31 de enero del 2006, un instrumento capaz de evitar el impacto de los desequilibrios en el comercio y asimetrías entre sectores productivos de ambos países y promover la integración de la producción y la expansión equilibrada y dinámica del comercio bilateral. El Programa de Trabajo para la Determinación de la Equivalencia de los Sistemas de Control Sanitarios y Fitosanitarios tiene como principal objetivo desarrollar acciones tendientes a reducir los controles sanitarios y fitosanitarios de importación a través de la determinación de las equivalencias de los respectivos sistemas de control y al aumento de la confianza mutua entre los organismos competentes. Dicho Programa no será aplicable a medidas sanitarias relacionadas con aditivos alimentarios o niveles máximos de contaminantes, entre otras excepciones. El Acuerdo para el Establecimiento de un Mecanismo de Cooperación Comercial consiste en el compromiso de establecer, en base al principio de reciprocidad, un mecanismo por el cual una Parte brindará asistencia comercial a las empresas con sede en la otra Parte cuando ésta no posea representación diplomática ni consular en un determinado tercer Estado. El Acuerdo sobre Localidades Fronterizas Vinculadas esencialmente dispone un sistema de facilitación a través de las emisiones de tarjetas de Tránsito Vecinal Fronterizo. El Acuerdo regula las condiciones del otorgamiento y de los derechos reconocidos a sus portadores. Por último, el Mecanismo de salvaguardias comerciales anunciado en Puerto Iguazú y suscripto
el 1 de febrero de 2006 bajo el nombre de “Adaptación Competitiva, Integración Productiva y Expansión Equilibrada y Dinámica del Comercio”, efectivamente presenta todas las características de una salvaguardia comercial. En tal sentido, justifica la adopción de medidas de efecto restrictivo sobre las importaciones por motivos imputables exclusivamente a las ramas productivas radicadas en el propio país de la importación; y autoriza su adopción cuando se presentan circunstancias calificadas por el volumen de las importaciones y el daño producido, empleando al efecto la terminología del Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC. El citado Mecanismo tiene cierto grado de complejidad en dos sentidos: contempla un procedimiento con varias etapas articuladas, destacándose la previsión de dos instancias consultivas con participación de los sectores público y privado; e impone importantes restricciones, formales y de fondo, para la aplicación de las medidas defensivas. En este último aspecto, un tribunal arbitral ad-hoc podrá dirimir, en caso de cuestionamientos, la legitimidad o no de las medidas. El dispositivo se adscribe como protocolo al acuerdo de alcance parcial de complementación económica número 14 de ALADI.
Fecha de firma:
20 diciembre 1990
Fecha de entrada en vigencia:
15 marzo 1991
Países miembros (Originales, adherents y denunciantes):
Países Fecha de entrada en vigencia Fecha de denuncia Observación
bandera ar Argentina 20-12-1990 - -
bandera br Brasil 20-12-1990 - -
Exportaciones Intra Acuerdo:

Total de Exportaciones
US$ 242,926,961,000
Exportaciones Intra-regionales 9.2%


Exportaciones a Países Miembros:
% de Total Exportaciones 1992 2016
Argentina 13.7% 15.6%
Brasil 8.5% 7.2%
RATIFICACIÓN DEL MECANISMO DE INTEGRACIÓN Y COORDINACIÓN BILATERAL
 
El 31 de enero de 2011, las Presidentas de Argentina y Brasil mantuvieron una reunión de trabajo en la ciudad de Buenos Aires, suscribiendo al cabo de la misma una Declaración Conjunta en la que pusieron de relieve la necesidad de perseverar en el funcionamiento de los foros preestablecidos a distintos niveles de gobierno. Así, con relación a los temas de la agenda bilateral y nuevos proyectos en el ámbito del Mecanismo de Integración y Coordinación Bilateral, las Jefas de Estado decidieron dar continuidad a la práctica de mantener reuniones semestrales de Jefas de Estado y reuniones trimestrales de Ministros de Relaciones Exteriores, de Economía y Hacienda, y de Industria y Comercio. Luego ratificaron la vigencia del Mecanismo de Integración y Coordinación Bilateral y determinaron la atención prioritaria al desarrollo de nuevos proyectos con el objeto de promover una vigorosa agenda de cooperación. En la misma línea,  decidieron mantener la regularidad de las reuniones de la Comisión de Monitoreo del Comercio, que desempeña una importante función como ámbito para el tratamiento de cuestiones puntuales en el intercambio comercial y para el desarrollo de iniciativas orientadas al crecimiento sostenible de las relaciones económicas y comerciales bilaterales.
Por último, con respecto a los proyectos que componen el Mecanismo de Integración y Coordinación Bilateral Argentina-Brasil, las Presidentas instruyeron a las respectivas Cancillerías y demás órganos de gobierno a fomentar el intercambio de información comercial con el fin de alentar la realización de acciones de promoción conjunta que permitan la ampliación y diversificación del comercio bilateral y regional.